Little white dress

 

Hellooooooo!!

 

El “Little white dress” (vestido corto blanco) toma el relevo, en estos meses estivales, al aclamado LBD (little black dress).

Cómodo, atemporal, favorecedor y muy femenino, así es este clásico que nunca pasa de moda. Su color, al igual que su versatilidad y comodidad, convierten a este gran básico en uno de los imprescindibles de cualquier fondo de armario.

Esta temporada, el Little white dress será el encargado de potenciar nuestros looks y, sobre todo, nuestro bronceado. Además, no sólo es apto para todas las edades, sino que también admite todos los estilos. Para ello, sólo necesitáis escoger el corte que mejor se adapte a vuestros gustos y necesidades. Y si además, os dejáis envolver por la pureza y luminosidad de la magia de este color, el éxito está asegurado.

Los podéis encontrar largos, cortos, de volantes, con tirantes, escote palabra de honor, con mangas (como el diseño que os muestro a continuación) … Ideales tanto para una jornada playera, como para salir de noche o, incluso, para una cena romántica.

En cuanto al tejido, lo ideal es que elijáis prendas ligeras, cómodas, con caída y que muestren el movimiento de vuestro cuerpo. Así, el algodón blanco se convierte en un gran aliado para este tipo de prendas.

 

La fiebre del Little white dress: una de las opciones más frescas para este verano!

 

 

 

Little white dress

 

El vestido es un modelo corto, con un toque romántico y un aire totalmente juvenil. Un diseño fluído e identificable con la inspiración ibicenca.

Impecablemente blanco y de estilo suelto, sienta de maravilla a cualquier tipo de silueta y, además, resulta de lo más fácil y cómodo. Luciréis estupendas, tanto para ir a trabajar como para ir de “terraceo”.

No hay color que se le resista. Sin embargo, si queréis sacarle más provecho, probad a combinarlo con otros tonos, eso sí, siempre a través de los complementos (bolsos, calzado, collares, pendientes …).

 

 

Lo cierto es que todos los veranos termino rendida ante este básico incombustible. Este año he invertido en varios modelos: con encajes, bordados, de carácter bohemio … todos diferentes pero con un denominador común: el color blanco. Su versatilidad, frescura y jovialidad, lo convierten en el tono de tendencia de esta temporada. Sin olvidar que, a parte de sentar genial con la piel bronceada, los podéis adaptar a cualquier momento del día.

Como complementos he optado por una caja rígida piramidal en color negro, unas gafas de sol (Vogue) de montura redondeada y unas sneakers Fila.

Como ya sabéis, las sneakers se han coronado como el zapato estrella de esta temporada, siendo capaz de crear, por sí solas, absolutos aciertos estilísticos. De ahí que, con la llegada del buen tiempo, las sneakers y los vestidos fomen el dúo perfecto.

 

 

 

 

 

 

“La moda no trata necesariamente de etiquetas. No trata de marcas. Trata de algo más que llega desde el interior” – Ralph Lauren –

 

 

Feliz fin de semana!!

https://www.instagram.com/miriampersonalstyle/?hl=es

 

Fotógrafa: Vanessa Gil

 

Compartir en: Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *